martes, 18 de enero de 2011

Believe...



 Nunca dejes de creer. Nunca dejes de pensar en que se puede; y jamas dejes de intentarlo. Cada cosa tiene su tiempo, y tarde o temprano todo va a estar mejor. Nunca pierdas la fe ni la esperanza. Cuando sientas que tus fuerzas se terminan, acuérdate de todas esas veces que pensaste que todo había llegado a su fin; y recuerda que pudiste salir, también, de esas situaciones. No permitas que las dificultades de la vida te debiliten. Mas bien alégrate por todo lo que tienes, que de seguro es mucho y muy valioso; e intenta salir adelante lo mejor posible. Nunca pierdas la esperanza, y, sea en Dios, o en ti mismo, nunca, pero nunca, dejes de creer.

1 comentario:

  1. me encantó tu blog peter!!! gracias por visitarme. te sigo!! un placer leerte. saludos !!! hasta prontito.-

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...