martes, 8 de febrero de 2011

Algunas cosas que siento (Parte I)


Muchas veces pasa que para entender algo, hay que sufrir; o tal vez no sufrir, pero sí tener una emoción fuerte. Algo que nos haga reaccionar. Muchas veces estamos haciendo las cosas mal y no nos damos cuenta; o sí, pero nos cuesta cambiar el curso de los hechos. Y eso desespera. Nos desespera no saber cuál es el camino a seguir frente a un problema. Sabemos que estamos haciendo las cosas mal y que eso a la larga, o no tanto, nos va a jugar en contra.
Muchas veces nos sentimos avasallados por nuestros pensamientos. Sentimos que la cabeza nos va a estallar. Muchas veces, también, idealizamos a las personas y creemos que nunca nos lastimarían, pero no nos damos cuenta de que la persona ideal no existe. Es una necesidad estar rodeado de nuestros amigos, familiares; rodeados de la gente que nos hace bien. Pero a veces nos llevamos decepciones de quien menos esperamos, y es una de las cosas más tristes que nos pueden pasar.
 En la vida siempre nos vamos a llevar decepciones y nos van a doler, pero así aprendemos a fijarnos mejor en quien depositamos  nuestro amor y confianza. A veces no entendemos el porqué de las cosas, de lo que vivimos, y cuando eso pasa, intentamos encontrar mil respuestas, pero a veces ninguna es la que esperábamos; y eso nos duele porque es ahí cuando decimos “y ahora, ¿Qué hago? ¿Hacia dónde voy?”, y quizás no vemos que la respuesta está en nosotros mismos; en algo que nosotros hacemos –o dejamos de hacer- que no nos permite ser felices. No vemos lo simple y si, en cambio, lo complicado y difícil de entender. Pensamos que la respuesta es algo “oculto”, algo complicado; pero en realidad está en nosotros. Somos nosotros los que tenemos que cambiar eso que nos hace mal. A veces sufrimos por cosas que hacen los demás, pero  nosotros no podemos cambiar a la gente. Si, en cambio, podemos hacer lo que nos sea posible para mejorar nuestra vida; y si hay alguien a nuestro lado que nos hace mal, lo que podemos hacer es alejarnos e intentar seguir adelante.
 Seguramente encontraremos en el camino a alguien que nos haga felices, que nunca nos hiera, que sepa valorarnos como somos, que no nos juzgue, que nos quiera y nos respete. Alguien que no nos decepcione, que no nos deje solos. Alguien parecido a nosotros. No alguien perfecto, porque no existe;  ni alguien igual a nosotros, porque sería absurdo. Tampoco alguien muy distinto a como somos, porque no podríamos compartir nada; ni alguien que no nos interese, porque no tendría sentido.
 Algún día encontraremos a ese alguien que nos haga bien;  y podremos vivir miles de momentos, alegrías y tristezas; compartir cientos de cosas. Podremos disfrutar de estar con alguien; que muchas veces es lo más lindo que nos puede pasar…

Peter// Octubre, 25, 2010/

1 comentario:

  1. Si espero lo suficiente puede que encuentre lo que busque, o no; eso sí, nunca estaré con aquello que NO busque. El conformismo es una forma de matar nuestros sueños, nuestro amor y respeto por nosotros mismos.

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...