viernes, 11 de febrero de 2011

Sensaciones, deseos e ilusiones


 En el transcurso de la vida, experimentamos muchas cosas. Tenemos miles de sensaciones. Angustias, alegrías, miedos, inseguridades, certezas, paz, nerviosismo... Muchas veces estamos pasando por una etapa difícil, y entonces sentimos miedo e inseguridad. No sabemos qué es lo que va a pasar. Otras veces, vivimos situaciones que nos causan tristeza, angustia; y nos cuesta mucho seguir adelante.
Y cuando esos momentos difíciles pasan, a veces pensamos que ya superamos la inseguridad, el temor, el miedo. Pensamos que eso ya no va a afectarnos nunca más. Sin embargo, un tiempo después, frente a otra situación, vuelven esos miedos e inseguridades que en algún momento creímos perdidas. Una vez más nos atormenta la incertidumbre y no sabemos que hacer.
 Hay veces que deseamos algo con todas nuestras fuerzas; pensamos que ese algo es lo mejor para nosotros y hasta nos angustiamos si no logramos obtenerlo. Sin embargo no siempre lo que deseamos es lo que nos hace bien. Aparentemente no podemos vivir si no tenemos eso que tanto queremos; y muchas veces cuando llegamos a lograrlo, no lo valoramos o, peor aún, termina perjudicándonos. Está en la naturaleza humana el ser tercos y "ciegos". Ciegos no de la vista, sino del razonamiento. Nos pasa todo el tiempo, que queremos algo y no estamos tranquilos hasta que no lo obtenemos; y no nos damos cuenta de que las cosas no tienen que seguir siempre el curso de nuestros deseos. Definitivamente es mejor que cada cosa llegue cuando sea el momento; y hasta entonces, disfrutar de la vida y de todo lo que tenemos en ella.
 Cuando vivimos una situación que nos marca; algo que de verdad nos importa, a veces nos ilusionamos y eso también nos perjudica. Sobre todo cuando la situación no nos da motivos para inflarnos un globo.
Muchas veces creemos que las cosas van a salir de una manera, o pensamos en hacer algo que luego no podemos lograr, y nos desilusionamos cuando no sale como esperábamos. Está bien proyectar, desear, pensar que vamos a lograr lo que nos propongamos; pero lo que no debemos hacer es querer que todo salga conforme a nuestra voluntad, porque cuando las cosas suceden a su debido tiempo, la vida es mucho mejor de lo que esperamos. Es importante saber respetar el orden de cada cosa, y saber disfrutar del presente; porque el tiempo no vuelve, y cada momento es único...

Peter// 9-Febrero-2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejá tu opinion...