miércoles, 30 de marzo de 2011

Arte abstracto


"Alejados de toda narración, los artistas buscaron transmitir sensaciones. La fuerte gestualidad. la utilización de materiales de uso cotidiano, incluso los desechos. Buscaron establecer un vínculo con los diversos estados de la existencia del hombre"

 



- "Arte abstracto de la segunda mitad del Siglo XX" - fragmento

Imagen: arte-abstracta-andy.blogspot.com

martes, 22 de marzo de 2011

El ultimo día de verano


 Hoy es el último día de verano. Un sol cálido ilumina todo al rededor y el cielo está despejado. Es otro de esos domingos que dedico a relajarme, descansar y escuchar música. Y, como de costumbre, miles de pensamientos vienen a mi mente. Me llenan el alma recuerdos de momentos hermosos que viví, y al mismo tiempo, mi cabeza y mi corazón en conjunto, desean otras tantas cosas.
 A veces quisiera poder hacer o vivir algunas cosas que aún no logré o que por estos momentos tengo ganas de vivir. Sin embargo soy feliz con la vida que me tocó y sé que todo lo que, por alguna razón, ahora no tengo o no puedo disfrutar, va a llegar a su tiempo.
En esta etapa de mi vida estoy aprendiendo mucho y viviendo cosas hermosas. Estoy rodeado de amigos que me quieren tal cual soy; tengo una familia que me apoya en todo; y en lo que va del año, conocí personas maravillosas, y eso me hace más que feliz. Y si bien, también en los últimos tiempos, dejé de frecuentar a algunas personas, no me angustio, porque me di cuenta de que no eran amigos de corazón y pienso que es preferible tener pocos amigos verdaderos, a tener muchos que no lo sean.

En este ultimo tiempo pude reencontrarme con amigos que no vi tan seguido el año pasado, quizás por un descuido mio; pero lo importante es que pude volver a disfrutar de estar con ellos, y también pude hacerme de otros nuevos, que resultaron ser personas increíbles.
Por momentos algunas cosas del pasado que ya superé, o creí que había superado, me ocupan la cabeza otra vez, y me producen incertidumbre, malestar; pero sé que con el tiempo todo eso va a dejar de molestarme, y que las cosas que ahora deseo se van a concretar y voy a poder disfrutarlas al máximo.
Por ahora disfruto de mi presente y de todo lo que tengo en él, que me hace más que bien y feliz...

Peter// Marzo, 20. 2011

miércoles, 16 de marzo de 2011

Fragmento de Novela


Capítulo 1.
"Un viaje en barca"

 Era una tarde dorada, a mediados de Julio de 1895. Todo brillaba al rededor de nuestra barca. En el lago reinaba la armonía, y la brisa de verano nos llevaba a Tomson, a Arthur y a mi en un recorrido tranquilo, no muy lejos de la orilla. Habíamos hablado toda la tarde sobre los grandes maestros de la literatura inglesa. Tomson opinaba que el mejor, sin dudas, había sido William Shakespeare; del cual admiraba, segun él, su capacidad para imaginar tragedias tales como "Romeo y Julieta", "Hamlet", o "Ricardo III". Por otro lado, Arthur tenía como preferido a Edgar Allan Poe. Decía Arthur que Poe era el indicado a la hora de escribir novelas sobre crímenes y misterio. Yo por mi parte, admiraba a Sir Arthur Connan Doyle; quien todavía no había fallecido, y era muy reconocido y admirado por sus novelas más conocidas, como "Las aventuras de Sherlok Holmes", o "Estudio en Escarlata".
 En un momento Tomson tuvo una idea: -¿Alguna vez imaginaron convertirse en escritores?- dijo. Y agregó: -convertirse en un escritor de esos que hacen historia-. A lo que Arthur respondió:- Sería grandioso pero, en mi opinión, un verdadero escritor, "nace" escritor-.
-Coincido-, le dije a Arthur. -Un escritor tiene facultades de escritor desde
pequeño-.
-Puede ser cierto- dijo Tomson, -sin embargo, si me permiten, voy a contarles una historia y luego de oírla, opinaremos todos y veremos si merece ser escrita-.
 Arthur y yo nos acomodamos dispuestos a escuchar a Tomson. Él, a su vez, comenzó con el relato...

//

lunes, 14 de marzo de 2011

Mirar al cielo


Cuando miro al cielo, veo mil cosas. Siento mil cosas, porque mirar al cielo me hace imaginar, me permite volar lejos, Me produce paz, armonía, y nada ni nadie puede quitarme esa sensación.
 Justamente ahora, mientras escribo esto, miro al cielo. Y al hacerlo, puedo imaginar miles de cosas; y muchos recuerdos vienen a mi mente. Porque eso, entre otras cosas, es lo que me produce observar ese manto celeste, inmenso. Me trae al presente, momentos del pasado que me hicieron feliz, y eso me produce alegría. Y mientras miro al cielo y disfruto de esos recuerdos hermosos, una suave brisa de verano me envuelve por completo y me transmite una paz interior que muchas veces necesito sentir.
 Quizás sea porque el cielo es lo único infinito, lo único que no tiene limites; o por ahí es el hecho de lo que el cielo significa para mi: libertad, paz, fe... Sea por lo que fuere, mirar al cielo, por más simple que parezca, me llena el alma. En cualquier lugar, sobre todo en las primeras horas de la mañana o al atardecer, cuando se tiñe todo en mil tonos de naranja y rosado. Mirar al cielo en la playa, en la ciudad, desde la ventana de casa o en un parque. Siempre que puedo tomarme un instante, solo un instante, para levantar la vista, relajarme, y contemplar ese  mar de nubes, siento una paz que me hace más que bien y, como dije antes, nada ni nadie puede quitarme esa hermosa sensación.

Peter//

viernes, 11 de marzo de 2011

Atardeceres y sueños


Otro atardecer cae en la ciudad. El cielo, lleno de nubes, se pinta de un tono anaranjado que me hace volar con la mente y me da una paz que pocas veces otra situación puede igualar. A lo lejos, desde mi ventana, se ve como un avión se mezcla entre esos enromes copos de algodón, con reflejos de sol.
 Poco a poco va llegando la noche, y cientos de luces doradas, como miles de chispas, llenan el aire de vida. Cierro los ojos por un momento y casi puedo imaginar otro lugar; otro mundo. Viajo con la mente, mientras disfruto de las melodías que suenan de fondo. No puedo evitar sentirme libre, y pensar que no hay barreras. Deseo ir lejos, a donde la música quiera llevarme. Solo cierro los ojos y viajo. Viajo por entre las nubes y más allá de ellas, como en un globo de aire caliente.
 De un instante a otro, quizás por inercia, mis ojos se abren, pero no dejo de sentir esa paz, porque cada día, en cada atardecer, la misma sensación me llena el alma una y otra vez...

Peter//

jueves, 10 de marzo de 2011

Reflexiones




Dijo Galileo Galilei...

 "Digamos que hay dos tipos de mentes poéticas.
Una dispuesta a inventar fábulas; y la otra, dispuesta a creerlas"

//

miércoles, 9 de marzo de 2011

Carpe Diem


 Hace unos días me di cuenta de algo. Algo que es importante y que hasta ahora no había percibido. Me di cuenta de que en este ultimo tiempo estoy replanteándome muchas cosas. Quiero decir que en este momento de mi vida estoy dándome cuenta de un montón de cosas que por ahí antes ni veía. Siempre pensé que cuando uno termina una etapa de su vida, con ella se van mil cosas y, al empezar una nueva, otro montón de reflexiones nos llegan de repente.
 El año pasado marcó una etapa importante en mi vida y difícilmente me olvide de ella algún día. Y, como en todas las experiencias que tenemos en la vida, aprendí mucho de ésta. Aprendí a ver actitudes mías que quizás antes no veía; pude plantearme ciertas cosas y proponerme mejorar como persona e intentar aprender cada día algo nuevo, en lo que refiere a cómo afrontar la vida y los obstáculos que aparecen en ella. Pude, en esta etapa, vivir mil momentos hermosos, y otros no tanto; y pude también ver cómo las cosas que no conocía de mi mismo, de pronto fueron apareciendo. Algunas como barreras; otras como ayudas; pero aprendí a aprovechar estas ultimas, y a intentar superar las primeras.
 Sin embargo, obviamente siempre nos queda algo que mejorar. Siempre va a haber algo que aprender, porque de eso se trata la vida: de caminar y aprender de cada paso que damos.
Y en esta nueva etapa, sigo replanteándome cosas. Empecé a ver otras actitudes propias que aún no había visto, y continuo conociéndome día tras día.
 Y si al lector, al leer esto ultimo, se le pasa por la cabeza la idea de que pienso solo en mi, debo decir que no; no es así. Simplemente que me da mucha alegría y satisfacción poder crecer, mejorar como persona y estar bien conmigo mismo; porque creo que es necesario saber sacarle el jugo a cada etapa de la vida, saber aprender de cada experiencia y poder estar abierto a nuevas enseñanzas y a superarse a uno mismo cada día, en todos los ámbitos de la vida. No para ser perfectos, porque no tendría sentido; sino para poder disfrutar de todo lo que vivimos. Para vivir con alegría los buenos momentos, y para aprender a superar las dificultades que otros conlleven...

Peter//

jueves, 3 de marzo de 2011

Un día en familia


El domingo pasado, 27 de Febrero, fue un día más que lindo para mi. Acá en Buenos Aires hay un lugar llamado BuenosAires Playa que queda a orillas del Río de la Plata, en el barrio de Nuñez. Para mi es un lugar hermoso, por muchos motivos. Uno de ellos es la vista: uno llega y lo primero que ve es un montón de puntitos blancos, veleros, que navegan a lo largo y ancho del río. Puede verse, también, la costa de Tigre, otro lugar hermoso para visitar. Además de la vista privilegiada, uno puede disfrutar de actividades muy variadas, como andar en bicicleta, jugar voley y pescar; aunque estoy en desacuerdo con eso, porque me parece que matar animales por deporte no es muy justo que digamos, pero en fin...
El lugar es hermoso en si; aunque no haya nada. Aunque solo estuviera el rio, los arboles, y uno mismo, el lugar seria maravilloso igual. Sin embargo lo que hizo de este, un día especial no fue el lugar ni lo que hay en el, sino el hecho de pasar un día en familia, salir todos juntos; eso es lo que me hizo y me hace más feliz. Poder compartir una tarde de mate y galletitas al aire libre, con las personas que uno ama. Con esas personas con las que compartimos todo. Alegrías, tristezas, buenos momentos y también dificultades. Con esas personas que nos apoyan siempre, no importa lo que estemos pasando.
 Es hermoso tener gente así a nuestro lado. Pero desafortunadamente hay personas que no tienen esa suerte. Quiero decir, gente a la que por diferentes motivos, no le es posible compartir esos momentos hermosos. Personas que quizás se llevan mal con sus familias o que directamente no la tienen. Pero una familia no está compuesta necesariamente por vínculos de sangre. Una familia se arma con el corazón, y cada uno puede y, de hecho, tiene varias familias. Una familia es la que nos toca en la vida, y podemos estar satisfechos o no con ella. Pero la otra familia es la que se elige. Aquel amigo o amiga que nos apoya siempre, y que sabemos de antemano que nunca nos va a defraudar o a dejar solos. Aquellas personas que, aunque no tengan nuestros mismos antepasados, ni el mismo apellido; pueden ser mejor hermano o hermana, que cualquiera. Si; la familia se construye; y lo hermoso es que cuando elegimos la familia que queremos tener, podemos estar seguros de que nunca pero nunca vamos a estar solos porque en otro lugar, quizás cerca o no tanto, alguien está ahí, siempre que lo necesitemos...

Peter//