martes, 5 de abril de 2011

Decir lo que sentimos; sentir lo que decimos

Con algunas experiencias de la vida aprendí que las palabras se las lleva el viento, y que es mejor pensar dos veces antes de decir lo que sentimos; porque a veces puede terminar lastimando, aún sin la intención de hacerlo.
 A veces confiamos por completo en la palabra de alguien, pero no siempre es lo más recomendable...



Peter//

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejá tu opinion...