martes, 12 de abril de 2011

Otro mágico atardecer


Justo ahora disfruto de uno de esos momentos que me hacen tan bien. Estoy solo en casa, escuchando música, mientras disfruto de una taza de chocolate caliente; y contemplo un atardecer increíble por la ventana. Otro de esos atardeceres que me llenan el alma; y pienso que a cualquiera que lo contemplare, le pasaría lo mismo. Es inevitable.
Un cielo todo anaranjado se extiende hasta unirse con la tierra, allí en el horizonte. Varios filamentos blanquecinos, bañados por los rayos del sol, surcan a lo largo y ancho, esa manta celeste, infinita; y me hacen sentir libre.
 Desearía poder volar, para llegar más allá de las nubes y poder contemplar aún mejor la maravilla que veo ahora desde mi ventana, en un octavo piso.

Todo se ilumina con tonos dorados y naranjas. Las hojas de los árboles, los edificios, los rostros de la gente; incluso el mío. Pero además, ese sol de verano ilumina el alma. Ilumina los sueños, los pensamientos; nos trae paz y esperanza. Porque, después de todo, este día terminará en breve, pero mañana comenzará uno nuevo. Otra oportunidad para vivir otro montón de sensaciones...

Peter// Marzo, 3. 2011

1 comentario:

  1. muaaackates! gracias por pasarte siempre por mi blog! un beso gigante y un abrazo fuerte! todas tus entradas son muy bellas

    :) Anita

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...