jueves, 23 de junio de 2011

Lugares y misterio

 Siempre tuve cierta atracción hacia lo misterioso. Más precisamente hacia lo antiguo, medieval; porque todo eso mi mente lo relaciona con el misterio. Siempre me gustaron las casonas antiguas, los castillos y las fábricas viejas que, aunque estén abandonadas, algunas se mantienen en perfecto estado.
Desde chico sueño con conocer los castillos de Escocia e Irlanda; lugares llenos de magia e historias para contar.  Cada vez que me acuerdo de cuando vi lugares así, siento unas ganas increíbles de ir y pasear por sus torres, sus habitaciones, sus parques… Es algo hermoso para mi, y hasta tuve la posibilidad de vivir un tiempo en un castillo de unos conocidos de mi familia, en las afueras de Buenos Aires, aunque no era tan lindo como los castillos medievales.
Mi abuela cuando era chico, siempre me contaba la historia del Palacio Dueau, una residencia que está ubicada al norte de la provincia y que, según ella, perteneció a dos hombres que nunca se casaron y la heredaron a sus sobrinos. Contaba mi abuela que su mamá, o sea mi bisabuela, los cuidaba cuando eran chicos y que ella se pasaba horas recorriendo el inmenso verde de los jardines, y los incontables pasillos y recovecos de aquel lugar mágico. Todo esto me hacía imaginarme a mí en su lugar, recorriendo todo el castillo, llenando mi mente de imágenes hermosas y mi corazón, de momentos inolvidables.
Pero más allá de la belleza de los castillos, las casas antiguas y las fábricas abandonadas, lo que más me atrae de todo es la cantidad de historias que esos lugares tienen para contar; que seguramente serán muchas, y aunque no pueda conocerlas todas, me siento más que satisfecho al saber que esos lugares están ahí, esperando que curiosos como yo vayamos y los descubramos nosotros mismos…
Peter//

[En la imagen: Mount Saint Michael, Francia]

1 comentario:

  1. Wow, cada día me sorprendo más de las cosas que leo en tu blog, es terriblemente increible lo parecido que pensamos!
    A mi me pasa lo mismo desde chica, con todo lo viejo, lo medieval , con los bosques, con caminos no muy visitados, con pueblos no muy habitados,por ejemplo. Me intrigan mucho, y cada pequeña cosa que veo, en películas o alguna cosita (porque no tuve la posibilidad todavia de conocer algo tan maravilloso y poder verlo y tocarlo) siento que tienen mucho para contar, y que yo, estoy para escribirlo.
    No sé si me explico, pero es muy bello ese sentir. Se trata de una apreciación que va más allá de todo.

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...