martes, 27 de septiembre de 2011

Changes

  
Cada día soy más consciente del cambio constante al que estamos expuestos. Pero no hablo del cambio del entorno, de lo que nos rodea; hablo de cómo cambian las personas. Personas que en algún momento fueron de una manera y un tiempo después pasaron a ser de otra. O quizás son iguales que antes, pero por momentos me da la sensación de que perdieron algo de eso que las hacía ser quienes eran. Todos estamos obligados a tomar decisiones en algún momento. El camino de la vida siempre se bifurca frente a cada situación que vivimos y ahí estamos obligados elegir; a escoger uno de los nuevos caminos a seguir. A veces elegimos justificando que esa opción es la que más nos hace felices, lo que queremos; otras veces podemos escoger un determinado camino porque, aunque quizás no sea el que realmente queremos, es el que más nos conviene tomar. Y otras veces elegimos lo que elegimos porque sí, porque es lo que nos parece bien en el momento, lo que se nos "antoja". Pero quizás en algunos casos no pensamos bien antes de tomar una decisión. Quizás elegimos rápido y no nos damos tiempo de pensar en las consecuencias que esa elección conlleve más adelante.
A veces me pregunto si el problema es mío; porque yo siempre intento ser eso: yo. Intento no alejarme de la gente, no descuidar mis amistades ni a la gente que quiero y que ocupa un lugar importante en mi vida. Intento ser siempre igual, y si cambio, cambiar para bien. No sé si lo logro siempre, pero lo intento cada día. Intento, a la hora de elegir, ir por el camino más conveniente y en general no me dejo guiar por impulsos o por situaciones del momento. Si cuando tengo que escoger entre dos opciones no tengo las cosas del todo claras, prefiero dejar todo así como está hasta que el curso de los hechos me muestre qué es lo mejor que puedo hacer. Sin embargo veo a mí alrededor un constante cambio. Veo, como decía al comienzo, que hay personas que dejan de lado su forma de ser o parte de ella por diferentes motivos. Veo cambios en las relaciones, veo que a veces eligen lo que piensan que está bien y no se dan cuenta de que están haciendo daño. Veo que prefieren algo a otra cosa, cuando en otro momento ambas fueron igual de importantes en sus vidas. Y todo esto me decepciona y a veces me duele. Me duele ser siempre yo el que intenta no perder contacto, el que intenta que todo se mantenga igual que siempre, de la mejor manera que se pueda. Me duele sentir por momentos la pérdida de interés de las otras partes; me decepciona sentir dentro mío que lo que doy por los demás, por aquellas personas que realmente me importan, no vuelve; o por lo menos, no siempre de la manera que espero o que me gustaría. Me duele sentir por momentos, que quizás todo aquello que antes estaba ahí, ya no está. Quizás son solo pensamientos míos, quizás no sea más que una suposición, pero lo cierto es que las personas cambian. Obviamente es necesario para convivir el aceptar esos cambios, pero aceptarlos no quiere decir que no duelan. Igualmente estas cosas me hacen saber una vez más que no es bueno aferrarse demasiado a las personas. Esto hace que me dé cuenta de que cualquiera, por más que sea nuestro mejor amigo, nuestra pareja, aquella persona que siempre estuvo; el día menos pensado nos da la espalda o deja de lado aquellas cosas que lo hacen especial en nuestra vida. Todos tenemos personas que ocupan un lugar importante en nuestro corazón y que consideramos como parte de nosotros, y tampoco puedo decir que es mejor vivir sin amigos porque me estaría mintiendo a mi mismo; pero lo que digo es que a veces siento que hasta las personas más cercanas pueden dejar de ser quienes son, quienes eran, por cualquier motivo; pueden tomar una decisión quizás equivocada para nosotros, y conveniente para ellos. Pueden simplemente elegir alejarse de nosotros, dejarnos sin más; o pueden, también, elegir continuar en nuestras vidas como siempre, aunque perdiendo por momentos eso que los hace especiales. Yo siempre intento ser el mismo, y no sé si lo logro, pero lo intento día a día. Intento no cometer esos errores. Seguramente cometa muchos otros, pero no creo que uno de ellos sea perder mi escancia y dejar de ser quien soy.

Peter//

2 comentarios:

  1. El tema de si las personas cambian o no siempre me llevó a sacar miles de hipótesis...por ejemplo, hay personas por las que en un principio me obnubile pensando que eran una cosa y despues resultaron otra; pero no porque hayan cambiado, sino porque me había quedado con una imagen del pasado de lo que eran, pero que en la realidad nunca llegaron a ser. Es decir, mi percepción sobre ellas no era la más cercana a lo que eran en verdad.
    También me pasó que con el tiempo noté cosas en las personas que antes no, y no por eso cambiaron. Esas cosas siempre estuvieron formando parte de ellas, sólo que lo noté en un tiempo incompatible.
    Despues sí, creo que hay personas que cambian en cierto sentido. Las que cambian para mal, para bien y las que empiezan a tener otras necesidades porque bueno, simplemente es hora de crecer. Pero no por eso van a dejar de ser lo que son, simplemente van "agregando ingredientes" a lo que forma parte de su ser. Algunos no suelen aceptarlas otros sí porque también crecen a la par o porque simplemente las entienden.

    Bueno, eso creo yo jaja :) espero que andes bieeen! nos veemos pronto. Te quiero Peterrr!

    ResponderEliminar
  2. Muy buenooooooooo, estoy de acuerdo.. pero bueno, la vida es un constante cambio así que tenemos que estar preparado para cualquier tipo (bueno, malo.
    Dicen que siempre son para mejor, pero yo lo pongo en duda. En fin, es inevitable así que mejor recibir cualquier novedad con una sonrisa.Un beso y mucha suerte.

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...