martes, 18 de octubre de 2011

Abrir los ojos



Estos últimos días fueron una revolución de pensamientos y sensaciones en mi interior. Como por “arte de magia” empecé a ver todo de otra manera, empecé a darme cuenta de qué es lo que tengo que hacer para dejar de lado todas esas cosas que me molestan de mi mismo,  y lo más importante, logré comenzar a poner en práctica todo eso que entendí que tenía que hacer. Empecé a ser capaz de relajar mi mente, de despreocuparme de las cosas que no tienen importancia y, en cambio, ocupar mi cabeza y mi voluntad en no volver a cometer los mismos errores, y en seguir adelante con este proceso de cambio y renovación por el que ahora estoy pasando. Busqué respuestas y las obtuve mucho más rápido de lo que esperaba y de una forma mucho mejor a la que imaginaba. Pensé que tardarían en llegar y que, quizás cuando llegaran, sería de una forma indirecta o complicada porque eran respuestas que no creí poder encontrar fácilmente, respuestas a muchas preguntas que solo alguien podía darme con total certeza, y no pensé que fuera en este tiempo. Sin embargo me equivoqué y me alegra que así haya sido. Recibí esas respuestas que sabía que aclararían mi mente y varias dudas bastante grandes que tenía. Entendí  que para lograr algo, a veces es uno mismo el que tiene que empezar a cambiar; comprendí mejor que nunca cuál es el propósito de todo esto, más allá de cómo vayan a ser las cosas más adelante. Me di cuenta aún más de que tengo mil cosas para mejorar, pero ahora es diferente porque por fin siento que estoy cambiando, que logré dejar atrás algunas de esas cosas que tanto me molestaban hasta hace un tiempo, y que continuo superándome y mejorando cada día. Por fin puedo sentir que el esfuerzo vale la pena y da resultados inmediatos; por fin siento paz conmigo mismo, siento más que nunca, que las cosas están yendo bien y eso me llena de felicidad porque es algo que busqué por mucho tiempo y que por momentos creí haber logrado pero que luego, de repente, desapareció y volví a lo de siempre. Sin embargo ahora siento que todo va por buen camino, siento que esta vez no voy a fallar porque ahora soy consciente de lo que tengo que hacer para que eso no pase. Ahora más que nunca creo en mi mismo, algo que siempre se me hizo muy difícil… Ahora más que nunca tengo las cosas claras, entiendo todo desde otro punto y sé que puedo dejar de lado todo lo que detesto de mí, con tiempo, paciencia y fe.  De todos modos, sentir este bienestar no me libra a dejar de luchar por abandonar de una vez y para siempre todo eso que siempre me molestó de mi. Estar bien con mi mismo es recién el comienzo para cambiar definitivamente.
Ahora por fin abrí los ojos y el camino por el que voy es el que quería encontrar. Todo se va acomodando de a poco y creo que ya nada puede salir mal.
Peter//

5 comentarios:

  1. muy bueno. concuerdo totalmente ! saludos Peter, sos un genio.

    ResponderEliminar
  2. OH YEAH, esta entrada me llego, jaja siempre que pasas por mi blog digo: 'Tengo que leer el de Peter' y se me olvida :c HOY NO.

    Me identifique muchísimo con esta entrada, es buenísima, y si a veces nos da como esos momentos de iluminación, de sabiduría.. Y vemos cosas que antes no veíamos. Muy bueno; un Abrazo.

    Mar.

    ResponderEliminar
  3. Tu comentario es terriblemente acertado: "ser perfecta no tiene el más mínimo sentido", pero las mujeres hacemos constantemente cosas que no tienen sentido... jajajajaja
    Me gusta tu blog. Aquí tienes una seguidora de (casi) el otro lado del hemisferio. (;
    ¡Un saludo y mucha suerte!
    PD: ¡Es curioso que me preguntes lo de ausencia! Es un juego de colores...

    ResponderEliminar
  4. Me encantó lo que escribiste!! Y me encanta como pensás! y tenés razón, los que tenemos que hacer un cambio (siempre que pensemos que lo necesitamos) somos nosotros los que tenemos que tomar la iniciativa y ponernos las pilas. Nadie lo va a hacer pos nosotros, ni nadie nos conoces tanto como nosotros mismo para saber qué es lo que hay que cambiar o qué o cómo lo tenemos que cambiar. Y está buenísimo que tengas esa confianza en vos mismo, porque creo que eso es "el ingrediente principal" (por decirlo de alguna forma) no sólo para lograr algún cambio, sino también para estar bien con uno mismo.

    Me encantó tu post!! besitos! :)

    ResponderEliminar
  5. Si un hombre empieza con certidumbre, acabará con dudas, pero si se conforma con empezar con dudas acabará con certidumbres. Francis Bacon.
    Que tengas suerte en tu camino a Ítaca.

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...