martes, 28 de febrero de 2012

Maybe I'm dreaming


A veces es inevitable pensar y vos y sentirme lleno de felicidad. Es inevitable verte sonreír y sonreír yo también. Es inevitable llevarte en la espalda volviendo a casa, o mirarte de cerca y sentir paz. Me es inevitable no pensar en vos cuando me despierto y disfruto de un café caliente por la mañana, o cuando viajo escuchando música... Me es inevitable tener ganas de abrazarte, de estar con vos. Me es inevitable verte despertar a la mañana con el pelo despeinado, o arreglada para salir con esa remera a lunares que tanto me gusta; vestida de verano o tapada hasta la nariz, y verte hermosa igual. Y si, quizás sea apresurado decir todas estas cosas. Quizás no debería exponer lo que siento sino más bien guardarlo, para no llevarme una decepción si los sentimientos no son iguales también del otro lado. Pero sin embargo lo hago, porque a veces los sentimientos no pueden guardarse en el interior sin más. A veces necesitan salir.

Peter//

sábado, 25 de febrero de 2012

Antes de llegar


 Sin dudas, esos momentos previos al tiempo que esperamos que llegue, son los que más se disfrutan. Los meses previos al verano, los días antes de un viaje, los segundos antes de encontrarte con alguien que hace mucho que no ves... Son cosas aparentemente pequeñas pero que nos llenan de expectativas y de esperanza. Esperanza en que cuando esos tiempos lleguen, sean llenos de felicidad y paz. Y lo que vivimos mientras esperamos, también nos llena. Porque todo tiempo tiene magia, porque todos los momentos contienen cosas que nos marcan, traen consigo sensaciones, sentimientos, sueños; y porque quizás cuando menos lo esperamos, cuando menos nos damos cuenta, eso que tanto ansiábamos ya está aquí. Ya llegó. Y nos está haciendo felices.

Peter//

sábado, 18 de febrero de 2012

Cotidiano

 Lo malo.

Última barrita de batería en el celular, pedazo de pan de hace 3 días, ravioles fríos en la heladera, café sin azúcar, notificación de facebook de alguien que ni conocés, mensajito de Movistar (en mi caso), tomate machucado, galletita de agua húmeda, arvejas aplastadas, auriculares rotos, teclado desconfigurado, helado de pistacho, subtepass a $2,50, galletita de membrillo, pilas a medio cargar, melodía inconclusa, expensas aumentadas, grumo de cemento, letra de periódico, boleto del bondi en el suelo, antivirus caducado, remera agujerada, gafas ray ban sin un vidrio, factura sin pagar, manteca derretida, tecla que le falta a la notebook, mesa que se mueve, gatito con muchas pulgas, nene con olor a vinagre en la cabeza, crema cortada, espejo sucio, madera mojada, teléfono inalámbrico sin batería, leche con nata, computadora colgada.



  Lo bueno.

Abrazo, "te quiero", charla, cucharita de azúcar, algodón sin usar, conversación por teléfono de 2 horas, burbuja de champagne, medialuna de manteca, té con canela, gotita de agua en una planta, tinta de lapicera, mesita de luz, risas, encuentros, amigos, familia, una sorpresa, lluvia, música, hogar, recuerdos, sonrisas, desafíos, un buzo enorme cuando hace frío, mates con galletas, fideos con tuco, una taza de café, zapatillas, sueños, esperanza, ideas, alegría, galletitas con manteca, globos de colores, el canto de un pájaro, nubes de algodón, viento en la cara, pelo despeinado, perfume a jazmines, bandada de pájaros, colectivo vacío, encuentros repentinos, notas musicales, anteojos Ray Ban sepia, un día más de vida, posibilidades, rayos de sol, olor a mañana, edificios amarillos, mi mascota, agua fresca en la cara, ser quien quiero ser, y así sucesivamente...

Peter//

[Inspirado en un mensaje de mi amiga Yam.]

jueves, 16 de febrero de 2012

Un paso más

Siempre en el camino vamos a encontrarnos con esas situaciones en las que si o si tenemos que elegir. Podemos quedarnos en lo seguro o dar un paso más y arriesgarnos para luego ver cómo continúa la historia. Sabemos que hay cosas en juego. Cosas que quizás nos importan demasiado y que, en caso de fracasar, no soportaríamos perder. Pero ¿qué más da? ¿acaso es mejor quedarse siempre con las ganas? ¿es más oportuno no dar ese paso y luego quizás arrepentirnos por un largo tiempo, por no decir para toda la vida? No lo creo. Sabemos que todo tiene su tiempo. Pero a veces ese tiempo es ahora, y es hora de decidir. Si resulta como esperábamos, nos sentiremos satisfechos. Y sino, será una experiencia más. Todo nos enseña, sea una victoria o una derrota. Solo es cuestión de saber entenderlo, y de animarse a crecer.

Peter//

martes, 14 de febrero de 2012

Dos años de felicidad ♥


  Hoy no es un día más. Hoy se cumplen dos años de un reencuentro que marcó mi vida y que cada día me hace más que feliz. Un día como hoy en el año 2010, Leo (mi hermano del alma) y yo, nos reencontramos con Yami. Aquella chica que fue compañera nuestra en el colegio primario y con quien ni siquiera nos hablábamos por aquel entonces. Sin embargo luego de una "casual" búsqueda por facebook volvimos a tener contacto y luego de hablar durante un tiempo, el 14 de febrero de ese año nos reencontramos; y eso sin dudas marcó nuestras vidas de una manera hermosa e inolvidable. Fue un día mágico, lleno de carcajadas, anécdotas de lo más variadas y divertidas; lleno de alegría, de paz. un día que nunca pero nunca vamos a olvidar. Y ese fue el comienzo de una gran amistad.  

Aunque debo decir que ahora, hoy, más que amigos somos hermanos. Porque todo lo que siento por estas dos personitas es mucho más que un simple cariño de amistad. Es un amor inmenso, es saber que están y van a estar ahí para mi, sea para lo que sea. Siempre; así como yo voy a estar para ellos. Es tener la seguridad de que nunca nada ni nadie nos va a separar, porque todo lo que nos une es más fuerte que lo que quiera alejarnos. Lo que siento por ellos no tiene nombre ni explicación con palabras. Es la alegría inmensa que me produce cada tarde juntos, cada charla, cada abrazo. Es la felicidad más hermosa al sentir que nos acompañamos siempre y así seguirá siendo. Y si, quizás hubo discusiones, quizás Leo y yo pasamos un año alejados de Yam por cosas que no viene al caso comentar ahora. Pero ¿saben qué? Eso no es nada comparado con todo lo que sentimos cada uno por los otros dos. Y no es nada comparado con la inmensidad de la amistad que nos une. El haber estado lejos durante ese tiempo no se compara con la felicidad que sentimos al volver a casa luego de pasar un domingo juntos. Porque después de todo, lo que no mata, fortalece. Y ese tiempo sin dudas fortaleció aún más nuestra amistad y todo lo que nos queremos. 

GRACIAS es todo lo que puedo decirles (y les aseguro que me quedo muy corto). GRACIAS por cada salida, cada tarde juntos, cada momento que disfrutamos. Gracias por estos dos años, por estar ahí siempre, incondicionalmente; Gracias por ser esas personitas que me hacen tan pero tan feliz. Y bueno, para variar ya no me alcanzan las palabras...  
GRACIAS POR TODO.

Los adoro con mi vida [Leo + Yam + Peter = friends forever after]


                                                         

sábado, 11 de febrero de 2012

Pequeñas crisis interiores




  
Sinceramente sigo sin entenderme del todo. Hace un tiempo escribí una entrada contando que, si bien siempre me gustó la idea de estar en pareja, este año lo empecé con la rara sensación de no querer empezar nuevas historias con nadie. Y eso me hace bien, creo que es lo que estuve necesitando desde hace bastante pero que nunca pude encontrar del todo. Sin embargo, y a pesar de que esta forma de sentirme me hace bien, sigo sin reconocerme a mí mismo. Sigo sin aceptar esta nueva postura, y lo peor de todo es que no sé por qué. Y la gran pregunta es: ¿por qué no puedo simplemente disfrutar de estar en armonía? ¿por qué siempre tengo que buscarle la vuelta a todo, aún a aquello que me hace sentir bien conmigo? No lo sé. Debo decir que sí, hay alguien que me parece muy interesante, una persona con quien sí me gustaría estar porque sé que no es alguien a quien le guste lastimar a la gente, sé que es una persona excelente porque somos amigos hace varios años y la conozco bien. Sin embargo al mismo tiempo sé que en este momento ninguno de los dos tiene ganas de estar en pareja. Ni ella ni yo. Pero igualmente sigo con esos pensamientos, con ese buscarle la vuelta, con ese no entenderme del todo. Sigo dándole lugar a algo de lo que no estoy seguro, pero pareciera que quiero autoimponerme las ganas de empezar una nueva historia.  ¿y qué peor que algo no natural, algo forzado? Definitivamente no entiendo qué me pasa. No entiendo por qué me obsesiono con algo para lo que no estoy preparado. Porque sé que aún me queda mucho por aprender y mejorar. Entonces creo que no vale la pena abrir un nuevo capítulo para tener que cerrarlo al poco tiempo por los mismos temas de siempre. Me cansa buscar siempre un por qué. Solo quiero dejar de pensar todo por un momento y simplemente disfrutar de estar bien. ¿qué tan difícil puede ser?


Peter//

martes, 7 de febrero de 2012


Siempre lo mejor es ir despacio, no acelerar los tiempos. Saber que cada cosa tiene su momento y que si sabemos respetar eso, cuando llegue lo que tanto ansiamos, vamos a poder disfrutarlo al máximo. No apurarse, pero tampoco dejarse estar. Vivir cada momento, no como si fuera el ultimo, sino con intensidad, como si fuera el primero.

Peter//

Un tramo más del camino


Muchas veces, incluso en estos tiempos, me sentí estancado. Muchas veces sentí que nada cambiaba, que todo era siempre lo mismo. Y en esos momentos me costó y me cuesta seguir. Me cuesta pensar que más adelante me esperan tiempos mejores. Pero sin embargo lo sé. Sé que hay algo más, mucho más. Sé que lo que hoy estoy viviendo, también va a pasar y algo mejor va a venir. Y de los obstáculos aprendo cada día, intento superarlos; y a veces lo logro. Y las que no, intento nuevamente. Creo que es el mejor camino. Después de todo, es intentarlo o vivir siempre en lo mismo.

P.D.: Definitivamente todo tiempo pasado no siempre fue mejor...

Peter//