sábado, 25 de febrero de 2012

Antes de llegar


 Sin dudas, esos momentos previos al tiempo que esperamos que llegue, son los que más se disfrutan. Los meses previos al verano, los días antes de un viaje, los segundos antes de encontrarte con alguien que hace mucho que no ves... Son cosas aparentemente pequeñas pero que nos llenan de expectativas y de esperanza. Esperanza en que cuando esos tiempos lleguen, sean llenos de felicidad y paz. Y lo que vivimos mientras esperamos, también nos llena. Porque todo tiempo tiene magia, porque todos los momentos contienen cosas que nos marcan, traen consigo sensaciones, sentimientos, sueños; y porque quizás cuando menos lo esperamos, cuando menos nos damos cuenta, eso que tanto ansiábamos ya está aquí. Ya llegó. Y nos está haciendo felices.

Peter//

3 comentarios:

  1. Wow cuánta verdad que hay acá. La verdad precioso, y me hiciste como darme cuenta cuán lindos son esos momentos previos a lo que sabemos que es anhelado y ansiado... perfecta entrada, beso friend.

    ResponderEliminar
  2. Tenés toda la razón. Así sean grandes o pequeñas cosas siempre estamos espectantes y ansiando eso que tanto queremos para alegrarnos el día...y eso es genial porque si no nos entusiasmara el hacer cosas o el encontrarnoss con esos que tanto queremos todo seria muy neutro y aburrido y cada día dejaría de tener su magia...que linda entrada! Te mando un besoo :)

    ResponderEliminar
  3. Eso que sientes cuando te vas enamorando y la otra persona no muestra indiferencia :3 Si no hubiera tiempo de espera, la emoción por la llegada de las cosas definitivamente no sería lo mismo.

    Un beso!

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...