sábado, 11 de febrero de 2012

Pequeñas crisis interiores




  
Sinceramente sigo sin entenderme del todo. Hace un tiempo escribí una entrada contando que, si bien siempre me gustó la idea de estar en pareja, este año lo empecé con la rara sensación de no querer empezar nuevas historias con nadie. Y eso me hace bien, creo que es lo que estuve necesitando desde hace bastante pero que nunca pude encontrar del todo. Sin embargo, y a pesar de que esta forma de sentirme me hace bien, sigo sin reconocerme a mí mismo. Sigo sin aceptar esta nueva postura, y lo peor de todo es que no sé por qué. Y la gran pregunta es: ¿por qué no puedo simplemente disfrutar de estar en armonía? ¿por qué siempre tengo que buscarle la vuelta a todo, aún a aquello que me hace sentir bien conmigo? No lo sé. Debo decir que sí, hay alguien que me parece muy interesante, una persona con quien sí me gustaría estar porque sé que no es alguien a quien le guste lastimar a la gente, sé que es una persona excelente porque somos amigos hace varios años y la conozco bien. Sin embargo al mismo tiempo sé que en este momento ninguno de los dos tiene ganas de estar en pareja. Ni ella ni yo. Pero igualmente sigo con esos pensamientos, con ese buscarle la vuelta, con ese no entenderme del todo. Sigo dándole lugar a algo de lo que no estoy seguro, pero pareciera que quiero autoimponerme las ganas de empezar una nueva historia.  ¿y qué peor que algo no natural, algo forzado? Definitivamente no entiendo qué me pasa. No entiendo por qué me obsesiono con algo para lo que no estoy preparado. Porque sé que aún me queda mucho por aprender y mejorar. Entonces creo que no vale la pena abrir un nuevo capítulo para tener que cerrarlo al poco tiempo por los mismos temas de siempre. Me cansa buscar siempre un por qué. Solo quiero dejar de pensar todo por un momento y simplemente disfrutar de estar bien. ¿qué tan difícil puede ser?


Peter//

3 comentarios:

  1. Hola, no sé bien como llegué a tu blog, pero me gustó. Sobre lo que escribes, creo que me identifique un poco, ahora mismo no salgo con nadie, y la verdad es que me gustaría hacerlo, pero también hay una parte de mi que disfruta de la 'libertad' por decirlo de alguna manera, por ser solo yo y seguir conociendo más de mi al ser dueña de todo mi tiempo. No tengo un porque, a veces odio dar explicaciones hasta para mi, así de pronto me va mejor, si me siento bien, simplemente sigo así.

    Saludos, que todo vaya muy bien :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Eche!
    Muchísimas gracias por las palabras tan lindas que dejaste en mi blog! Yo también te quiero mucho y me alegra enormemente leerte : )
    Con respecto a lo que escribís en esta entrada, creo que a todos nos pasa un poco eso. Somos bastante inconformes, y eso es parte de la naturaleza humana. Si no existe el deseo, la búsqueda incesante, no tendríamos por qué vivir. Yo no sé si puedo darte un buen consejo, pero creo que si algo te llama, desde adentro, aunque no lo puedas explicar, es bueno seguirlo de vez en cuando a ese instinto. Muchas veces las sensaciones inexplicables saben más de lo que nosotros creemos sobre nosotros mismos.

    Un abrazo enorme, y espero verte pronto!

    Anita

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...