martes, 8 de mayo de 2012

Mi pequeño mundo interior...



A veces, para sentirme en otro mundo, solo me basta sentarme en la ventana, con una taza de café, y mirar cómo las nubes van alejándose y mezclándose unas con otras. Cómo los pájaros vuelan juntos hacia un mismo lugar; cómo los recuerdos pasan por mi mente como una película sin final. Me basta sentir el aroma de mi café, el calor de los rayos del sol de otoño; me basta escuchar canciones que para mí significan muchísimo. A veces, para sentir paz, solo necesito estar conmigo; mirarme por un instante desde afuera, como si yo fuera otra persona que se está mirando a sí misma en un espejo inexistente. Mirarme desde afuera y notar lo insignificante que soy en este mundo lleno de cosas maravillosas, lleno de lugares por descubrir, de personas por cruzarme en el camino. Mirar mi mundo desde otro lugar, y querer seguir construyéndolo día tras día, invitando a otros a que lo conozcan, a ser parte de él.

A veces simplemente necesito silencio, un abrazo largo, atardeceres, o un día nublado. Otras, quizás necesito lluvia, música, libros. Seguramente en algún momento necesité volver el tiempo atrás, vivir de nuevo lo que ya había vivido; aunque esas veces no se si fueron muchas. Pero hay algo que necesito siempre. Hay algo que siempre me da paz, y eso es estar con mi familia y mis amigos. Esas personas que hace rato ya forman parte de mi mundo y me ayudan a construirlo cada día...

Peter//

P.d.: ¿No es hermosa esa sensación que nos llena cada vez que un día está por llegar a su fin? Esa esperanza de que mañana va a ser otro día lleno de historias...

2 comentarios:

  1. Creo que cada persona es diferente y todos así como nos diferenciamos, convergemos en la idea de "necesitar" algo para sentirnos completos, complementos del día en si, cada uno diferente y con un millón de nuevas experiencias por más sencillas que parezcan, es muy cierto el "todos los días se aprende algo". A veces son cosas mucho más sencillas de lo que parecen como un buen par de auriculares, un aroma, una brisa en la cara (lo mejor del mundo). Y ahí están esas personas que irrumpen nuestra cotidianeidad, nuestras ganas de que Mañana sea mejor, y crean esa enorme intriga sobre el día que va a venir, que empieza desde que apoyás la cabeza en la almohada y todo se revoluciona hasta...que el otro día se concreta al fin :)
    pd.: Hermosa la entrada que dejaste en mi blog (la comenté), gracias por siempre aparecerte por ahí..besines :)

    ResponderEliminar
  2. Re linda entrada!
    Me encanta ir a los lugares al aire libre, porque desde mi ventana se ven edificios (FAIL), y tirarme en el pasto o sentarme en algún banquito y mirar al cielo, es algo tan simple, pero que cuando lo ves desde esa posición, el cielo parece algo totalmente distinto. Igual que las bandadas de pájaros que vuelan juntos! o el otro día que vi el amanecer desde la ventana del colectivo, al oeste el cielo estaba re azul oscuro y en el este se veía una franja roja, re intensa, era como para sacar una foto y hacer tarjetas/postales! jaja son cosas re simples, pero que si se saben disfrutar son capaces de hacernos reflexionar y hasta sacarnos una sonrisa :)

    pd: holaa!! gracias por pasarte siempre por mi blog y comentar! que seguidor fiel! x) Me encantó tu entrada, Awesomeee as always, of course! ando medio escasa de inspiración últimamente (ni que me escribiera LOS textos (?))
    Beso y abrazo enormes!!! keep writing, peteeer!! :)

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...