miércoles, 26 de diciembre de 2012

Aromas que me hacen volar





• El de un lápiz de grafito cuando recién se le saca punta.


• El aroma a vainilla.

• El del té recién servido.

• El del café recién servido.

• El de la tierra cuando llueve.

• El de los jazmines.

• El de los tilos.

• El aroma del esmalte de uñas.

• El del pelo de algunas personas.

• El de los cítricos.

• El del chocolate.

• El de la ropa luego de secarse al sol.

• El olor a lavadero (cuando estrás a un lavadero de ropa y sentís un olor que solo está en esos lugares).

• El olor del fuego, de la leña ardiendo en una fogata.

• El de la madera.

• El de los libros y papeles antiguos.

• El de las hojas en otoño.

• El aroma de los días de invierno.

• El del pan recién hecho.

• El del pochoclo recién hecho.

• El de los pinos, el de la resina.

• El de las medialunas de manteca.

• El de los libros nuevos.

• El de los suéters de lana.

• El de los recuerdos, de algunas personas (a veces cuando das un abrazos sentís un perfume particular en el otro, y luego, cuando no están juntos, volvés a sentir ese perfume en otro lugar y al instante te acordás de esa persona. Es hermoso…)


“Hay aromas que me quiero llevar” diría Fito Páez.

¿Yo? Todos estos…



Peter//

1 comentario:

  1. Hey, paso por aquí de nuevo.. ando medio perdidita; pero estaba revisando y esta entrada me llamo particularmente la atención. Tenemos gustos parecidos jaja creí que era la única a la cual le gustaba el olor de los lavaderos. Excelente descripción de aromas inigualables. Espero que la estés pasando excelente, y por lo que he leído así es. Saludos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Dejá tu opinion...