viernes, 22 de marzo de 2013

Magia


 Un círculo perfecto se erguía en medio de aquel bosque oscuro y frondoso, lleno de árboles que nunca ninguno de ellos había visto; con troncos marrón casi negro y enormes copas de hojas color verde esmeralda. Era una noche azul profundo, con miles de millones de estrellas acompañándolos en aquel ritual.

Todos habían formado el circulo, esa figura tan simple y compleja a la vez, tan mística, tan llena de secretos. En el medio del círculo levantaron una pirámide de troncos, una enorme hoguera de llamas anaranjadas y rojizas, de destellos plateados y azules. Cuando llegó el momento perfecto, uno de ellos, con su instrumento, comenzó a hacer música, y el resto escuchaba; y a medida que la melodía tomaba forma, cada uno agregaba su sonido, incorporaba su instrumento, haciendo así una única melodía infinita y cargada de sensaciones indescriptibles. Siempre con los ojos cerrados, abriendo todos sus sentidos hacia esas melodías místicas que estaban naciendo aquella noche. Podían saborear las notas, sentir el aroma de cada sonido; podían incluso escuchar el silencio del bosque, de la noche llena de magia en el aire. Todos sus sentidos y sus emociones estaban sumidas en ese mar de melodías a la vez abstractas y armoniosas.

Hacían música para las galaxias, para las estrellas, para las criaturas del bosque. Hacían música para ellos mismos, para sus almas...

x-playo.

Peter//

miércoles, 20 de marzo de 2013

Actual children’s answers to the question “what is love?”


• “Love is when you go out to eat and give somebody most of your French fries without making them give you any of theirs.” - Chrissy, age 6
• “Love is what makes you smile when you’re tired.” - Terri, age 4
• “Love is when my mommy makes coffee for my daddy and she takes a sip before giving it to him, to make sure the taste is OK.” - Danny, age 7
• “Love is when you kiss all the time. Then when you get tired of kissing, you still want to be together and you talk more. My Mommy and Daddy are like that. They look gross when they kiss.” - Emily, age 8
• “Love is what’s in the room with you at Christmas if you stop opening presents and listen.” - Bobby, age 7
“If you want to learn to love better, you should start with a friend who you hate,” - Nikka, age 6
• “Love is when you tell a guy you like his shirt, then he wears it everyday.” - Noelle, age 7
• “Love is like a little old woman and a little old man who are still friends even after they know each other so well.” - Tommy, age 6
• “During my piano recital, I was on a stage and I was scared. I looked at all the people watching me and saw my daddy waving and smiling. He was the only one doing that. I wasn’t scared anymore.” - Cindy, age 8
• “My mommy loves me more than anybody. You don’t see anyone else kissing me to sleep at night.” - Clare, age 6
• “Love is when Mommy gives Daddy the best piece of chicken.” - Elaine, age 5
• “Love is when Mommy sees Daddy smelly and sweaty and still says he is handsomer than Brad Pitt.” - Chris, age 7
• “Love is when your puppy licks your face even after you left him alone all day.” - Mary Ann, age 4
• “I know my older sister loves me because she gives me all her old clothes and has to go out and buy new ones.” - Lauren, age 4
• “When my grandmother got arthritis, she couldn’t bend over and paint her toenails anymore. So my grandfather does it for her all the time, even when his hands got arthritis too. That’s love.” - Rebecca, age 8
• “When you love somebody, your eyelashes go up and down and little stars come out of you.” - 

Karen, age 7
• “You really shouldn’t say ‘I love you’ unless you mean it. But if you mean it, you should say it a lot. People forget.” - Jessica, age 8


Peter//

sábado, 2 de marzo de 2013

Thank You Summer!


Bueno, llegó Marzo; llegó el principio del fin del verano y con él, miles de cosas van apareciendo de a poco: expectativas de nuevas etapas que vamos a vivir, pensamientos sobre lo que queremos lograr en lo que queda del año -que es bastante-, y sobre todo, recuerdos de estos tres meses de sol y felicidad que estan próximos a despedirse en esta parte del planeta. Este verano no salí de vacaciones pero eso no significa que no haya sido un verano genial. Disfruté muchísimo de estar con mis amigos, aprendí que lo que damos no tiene que ser devuelto si o si, sino que lo damos simplemente porque lo sentimos, sin más. Si la otra persona responde con algo similar, algo que nos haga felices, entonces bienvenido sea; pero entendí que no hace falta esperar algo del otro, acaso una respuesta. Entendí también que cada uno tiene su forma de demostrar afecto y que cuando decimos un "te quiero" o un "te extraño" y no recibimos un "yo también" como respuesta, no debemos angustiarnos ni pensar que la otra persona no siente lo mismo; porque cada uno es único y tiene su manera de decirnos "yo también". Obviamente puede pasar que el otro no nos devuelva esa respuesta, porque en verdad no nos extraña o no nos quiere, pero justamente se trata de conocer bien a la persona. Quiero decir, yo no le diría "te quiero" a alguien que sé que no me quiere. Si digo "te quiero" es porque sé que la otra persona también me quiere, por más que en ese momento no conteste con el esperado "yo también".
En fin, aprendí a no esperar más de los demás, sino ocuparme de dar yo todo lo que pueda por estar bien y por hacerle bien a quienes me rodean. Entendí que la reciprocidad no es algo obligatorio, aunque sí es agradable; pero ya no pongo mis expectativas en nadie más que en mí mismo. Quizás suene duro, pero así es. ¿Si yo no me ocupo de mí quién lo hará? Claro que, como decía, no se trata solo de cuidarme a mí y ocuparme de mí; es simplemente no depositar mis expectativas en nadie; si la otra persona cumple con lo que me gustaría que cumpla, bienvenido sea, y sino, seguiré adelante, sin desepcionarme. Después de todo, la vida es un camino de aprendizaje y superación constante.

Peter// •Goodbye Summer•

martes, 19 de febrero de 2013

Dreams and you



Hay cosas que de pronto se presentan en nuestras vidas, cosas que de un momento a otro pasan a ocupar nuestros pensamientos la mayor parte del día, y a veces eso suele causar sorpresa en nosotros mismos o incluso ansiedad. Quizás ese pensamiento casi permanente se debe a un momento que esperamos que llegue, o a una nueva persona que se cruzó en nuestro camino y que nos genera, en cierta medida, expectativas o reflexiones sobre su forma de ser, sobre las charlas que compartimos con ella, y demás.

A veces siento unas ganas terribles de tomarme un avión y sorprenderla, porque cada día que me despierto leyendo uno de sus mensajes me siento felíz, porque las charlas que tenemos son de lo más lindo que puedo disfrutar, porque ese día de invierno en que nuestros ojos se encontraron y compartimos nuestras sonrisas con el otro fue inolvidable. Lo pienso -lo pensamos- y todavía no podemos creer cómo nuestros caminos se unieron por un simple acto de valentía de su parte. -Si no te dejaba ese papelito no nos hubiéramos conocido nunca!- me escribía ella el otro día; y es así; y siguo sin poder creerlo. Cada día que hablamos, soñamos juntos a pesar de la distancia, y eso nos hace sonreir.

Sé que no existen límites para los sueños.
Un verano en California, una mañana de lluvia despertándonos juntos, cosquillas en el pasto, envolvernos en un abrazo enorme, una guerra de nieve con carcajadas y chocolate caliente, ese beso inesperado... sueños que compartimos todos los días, ella y yo, y al hacerlo sentimos el alma llena de una felicidad inmensa. ¿Cumplirse? Claro que van a cumplirse! tenemos toda una vida por delante...

Peter//




miércoles, 6 de febrero de 2013

Music c'est la vie


 La música es algo fundamental en mi vida. Es algo sin lo que definitivamente no podría vivir. A lo largo de mi vida he conocido muchísimas bandas, músicos, y cantantes solistas. Algunos siguieron su camino luego de pasar por mis oídos; otros, muchos, se quedaron. Y quienes se quedaron, fue porque con su música, con sus letras y sus melodías lograron transmitirme lo que yo quería que me transmitieran. Mi criterio musical es bastante amplio, porque siempre pensé que quien se centra en un solo estilo o una sola banda, se pierde de muchísimas cosas lindas. La música es como la literatura, como la fotografía, como la pintura, como el teatro... es un camino de expresión, una forma, acaso una de las más hermosas, de transmitir todo lo que quien la inventa tiene en su cabeza. La música es, para mí, un ingrediente fundamental de la vida cotidiana, del día a día; algo que en momentos de tristeza puede dibujarnos una sonrisa, o que puede hacer inolvidables momentos felices de nuestra vida. La música es el ingrediente perfecto para cada situación, para cada momento, aunque a veces, claro, también me guste estar en silencio.

Peter//

viernes, 25 de enero de 2013

Autocrítica



Estos días que pasaron, sobre todo luego de sentir lo que expresaba en la entrada anterior y de leer lo que comentaron, -que me hizo reflexionar mucho-, empecé a sentir la necesidad de hacer una autocrítica y de plantearme una vez más aquellas cosas de mi forma de ser que necesito cambiar. Eh elaborado una lista en mi mente que ahora pasaré a dejarla plasmada aquí mismo.

• Una de esas cosas con las que no me siento bien es el hecho de no ser autodidacta. Me refiero a que, por ejemplo, hay cosas en diseño que no sé hacer del todo y tengo que forzarme a buscar en internet cómo resolverlo, no sale naturalmente de mí. Y veo a otros que tienen ese espíritu investigador que los lleva a mover cielo y tierra cuando no saben cómo hacer algo y terminan por descubrirlo y aún aprenden muchas cosas mientras buscan eso. Realmente admiro a esa gente autodidacta, me gustaría empezar a ser un poco así yo también.
• Otra de las cosas que me gustaría dejar de lado es el darle a ciertas cosas o situaciones, más importancia de la que debería darles. Quizás pasa algo que no me hace sentir bien, o vivo una situación que no sé bien cómo resolver, y mi cabeza empieza a dar diez mil vueltas al rededor de eso y, en consecuencia, le doy muchísima más importancia de la que tiene, y eso a veces termina en un malestar anímico y físico, ya que me ah causado más de un dolor de cabeza. Creo que es necesario dejar de lado esa conducta si quiero seguir viviendo cuerdamente y en paz. Es elemental no hacer de una pequeñez un mundo ni reducir un problema enorme a algo sin importancia. 
• Lo tercero que necesito cambiar es el poner mis expectativas en los demás; en lo que los demás vayan a hacer o decir; en cómo vayan a reaccionar frente a actitudes mías. ¿Por qué depositar mis expectativas en otro? Creo que ese es un error bastante grande, porque si el que está del otro lado es alguien que conozco bien, no hace falta que deposite mis expectativas en esa persona, porque al conocerlo sé cómo reaccionaría frente a cada cosa, sé qué puedo hablar con él o ella y qué es mejor callarme; sé muy bien qué puedo compartir con esa persona y qué no. Y así, al saber esto y tenerlo en cuenta, no hace falta tener expectativas o depositarlas en esa otra persona porque ya sé lo que va a pasar; y así evito decepciones que luego dolerían mucho. Esta es otra cosa que debería tener muy en cuenta a partir de ahora: depositar mis expectativas en mí mismo. Con mis amigos y quienes me rodean, solo basta conocerlos bien.
• Otra de las actitudes que debería dejar de lado es el perseverar en algunas cosas y darme por vencido en otras. Me parece que si tengo la capacidad de perseverar en algunas cosas debería aprovecharla para perseverar en todas. No veo por qué rendirme ante algunas situaciones, y ante otras remar y remar hasta llegar al objetivo. No me parece lógico, me parece más bien un desperdicio...

Creo que por ahora eso es todo. Son cosas que necesito dejar de lado para sentirme mejor conmigo mismo, y aunque obviamente tengo muy en claro que nadie es perfecto y que de hecho la perfección aburre, voy a poner mis fuerzas en modificar estas cosas, para encontrar un equilibrio y poder disfrutar más de cada instante, de cada momento, de cada persona y de la vida misma.


Peter//



martes, 22 de enero de 2013

Be the change



Hay cosas que forman parte de mi forma de ser desde hace mucho tiempo, pero últimamente empecé a pensar en que quizás me haría bien cambiar algo de ellas. Algo, no todo; solo una parte, para sentirme mejor conmigo mismo. Quienes me conocen saben que soy bastante demostrativo en lo que refiere a afecto. Suelo tender a abrazar a mis amigas y amigos, o a decir lo que siento abiertamente, sin miedo. Es parte de mí y, como decía al principio, hace bastante que convivo con eso, y nunca pensé que fuera algo malo o, mejor dicho, algo que en parte me hiciera mal. Y quien lea esto quizás piense: "pero no tiene nada de malo demostrar afecto a quienes se quiere!". Okay, es cierto, pero cuando uno mismo empieza a sentirse mal con ese comportamiento, entonces hay algo que necesariamente hay que acomodar.
Me refiero a que me ah pasado el abrazar a alguien, por decir un ejemplo, y que la persona en vez de devolverme el abrazo se quede quieta, con los brazos extendidos hacia abajo, sin más. Y en ese momento me sentí realmente desconcertado. Quiero decir, uno cuando abraza es porque está diciendo, sin palabras, que necesita un abrazo, que le haría bien un abrazo o que simplemente quiere un abrazo. Y por eso es que uno decide abrazar, y lo mínimo que espera (sobre todo cuando se trata de un amigo o amiga de confianza) es que la otra persona le devuelva ese abrazo; es la más común y lógica expectativa que se puede tener en un momento así. Y entonces, cuando la otra persona se queda quieta, sin demostrar ganas o interés en devolver ese abrazo, uno se queda pensando: ¿qué pasó? Por lo menos yo me quedé pensando eso cuando me pasó, y acto seguido me invadió una sensación de tristeza mezclada con desconcierto. 

Quizás pensándolo mejor no es algo tan grave, pero creo que todos en algún momento necesitamos ese apoyo, esa contención que logran los abrazos, y acudir a alguien que crees indicado para esa misión, quizás por la confianza que existe entre ambos o por la amistad que los une, y que no responda como esperás es desconcertante. Es como que alguien te diga "te quiero" y vos contestes "bueno, gracias!". No es eso lo que se espera; y no llega a lograr nada excepto un leve nudo de angustia en la garganta, y una confusión indescifrable. 

Por suerte sé con quienes contar cuando necesito un abrazo.

Peter//

miércoles, 9 de enero de 2013

Yellow



Era una noche de verano, el cielo de un azul profundo e infinito en perfecta simetría con miles de estrellas era nuestra única compañía. Ella, con sus ojos caoba y su vestido amarillo, resaltaba frente a todo lo demás. Era como si no hubiera nada, excepto ella misma; y yo. Nosotros y ese cielo que no tenía fin. Era una noche perfecta, tanto que parecía hecha especialmente para nosotros; tan perfecta era, que al mirar al rededor sentíamos que toda la naturaleza y aún el universo mismo se acomodaba a cada segundo solo para hacernos felices. 
Las melodías nocturnas de los grillos eran la música más preciada y cientos de luciérnagas iluminaban el aire, llenaban la atmósfera de magia, y nuestras almas. Podía ver el reflejo de su luz amarilla en los ojos de ella, que me miraba fijamente con una leve sonrisa en su rostro. Cerró de pronto sus ojos, hice lo mismo y besé sus labios. Todo el universo se convirtió en ese instante, como una gran cantidad de materia que de pronto se concentra en una pequeña esfera; no había nada más en él que nosotros dos, y aquellas melodías. 

Estrujándola luego suavemente entre mis brazos, nos quedamos así, mirando la noche. Y ya no éramos dos; ya no éramos ella y yo. Éramos uno solo. Éramos el mismo universo...


Peter//