viernes, 4 de julio de 2014

Everything.


Nada como una taza de café y un suéter en invierno, nada como mirar fotos y revivir momentos felices, nada como que un amigo llegue a tu casa de imprevisto y te proponga pasar la tarde juntos, o como pisar las hojas amarillas en otoño; nada como estar frente al océano, nada como el amor de una mascota, nada como disfrutar esa música que nos inspira, o sentarse a leer una vez más, aquel libro que nos marcó la infancia. Nada como llegar a una meta después de mucho esfuerzo, nada como esa satisfacción. Nada como refugiarse en un abrazo por un largo rato, nada como sentir ese perfume que nos conmueve hasta los huesos; nada como un "te quiero", nada como una mano y otra mano, entrelazadas por los dedos. Nada como una verdadera amistad, nada como las tardes en familia, nada como el amor de Dios. 

Nada como sentirse PLENO.



Julio.

Peter//