domingo, 26 de abril de 2015

Domingo

Lo más hermoso de estar sentado a la orilla del mar,o acostado en el pasto, mirando el cielo, o caminando por algún lugar, es que somos testigos de instantes únicos, que solo existen en ese momento; nunca antes y nunca más, solo en ese par de minutos. Instantes que luego, como recuerdos, viven para siempre.


Peter//

2 comentarios:

  1. Cuando me pierdo (tratando de encontrarme) por los rincones más mágicos y deshumanizados de mi ciudad SIEMPRE me viene ese pensamiento. El mismo que has plasmado aquí tú ahora...
    No sé, me gusta poder leer cosas que otros, en la otra punta del mundo, también sienten, también piensan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es realmente así. Uno a veces no se da cuenta de que los instantes que transcurren son únicos. Un atardecer es único, por más que haya otros 364 en el año. Entonces cuando disfrutamos uno, es lindo frenarse y justamente disfrutarlo, porque esos minutos, ese instante, existe solo en ese momento. Pienso que en la vida es necesario aprender a mirar, a no dar nada por hecho, a no acostumbrarse a lo que nos rodea, mirarlo como algo nuevo, todos los días.

      Que bueno que pienses así, a mi también me encanta la idea de saber lo que piensan otras personas, se donde fuere que estén, y poder compartir esos pensamientos.

      Muchas gracias por leerme! Te sigo. Saludos!

      Eliminar

Dejá tu opinion...