jueves, 28 de mayo de 2015

Aire

A veces, no me gusta terminar las oraciones con un punto final, porque me da una sensación un tanto drástica, terminante, fría. 
A veces termino las oraciones con una coma, aunque después de ella no vengan más letras, aunque queden de alguna forma 'inconclusas'. Siento que de esa manera el lector puede seguir de largo, respirar luego de terminar de leer, y quizás inventar lo que falta. 

Peter//

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejá tu opinion...