lunes, 18 de mayo de 2015

Wanderlust



Quiero
 tomarme un avión en Ezeiza y aterrizar en el John F. Kennedy Airport de Nueva York. Quiero pasear por Manhattan de noche, ir a caminar un sábado de otoño al Central Park y tomarme un capuchino en una cafetería de los suburbios. Alquilar un auto y manejar hasta Boston, recorrer esas callecitas llenas de árboles. Quiero trepar las montañas de Oregon, visitar los pueblos antiguos de Nuevo México, ir a Nueva Orleans a llenarme de hermoso jazz y viajar por Alabama en una ranchera con un grupo de músicos campiranos tocando el banjo en una larga improvisación. 

Quiero llegar a San Francisco y cruzar el Golden Gate justo en el momento en que se pone el sol, y mientras mis ojos se tiñen de anaranjado, subirle el volumen a alguna canción de Norah Jones. Quiero juntar un grupo de amigos y disfrutar de los mejores días del mundo en el Bonnaroo, con música de sueños y té con vainilla. 

Quiero volver, mirar las fotos, cerrar los ojos y sonreír. 

Abril 30, 2014.

Peter//

2 comentarios:

  1. Que hermoso sería poder hacer todo lo que sentimos.
    Quizá algún día.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas, y pienso que tranquilamente es posible. Quizás suene a una frase ya utilizada muchas veces, pero creo que los límites se los pone uno mismo, a veces por las circunstancias que le tocan vivir, o por lo que otros dicen o hacen para evitar que avancemos. Creo en que sueños como este van a hacerse realidad, porque voy a hacer todo lo que sea posible para que así sea.

      Gracias por tus palabras y por leerme!
      Un abrazo

      Eliminar

Dejá tu opinion...