domingo, 27 de septiembre de 2015

Un poco de lo que soy

Si hay algo que disfruto mucho es hablar con mis amigos de las cosas que nos gustan, y al hacerlo, descubrir montones de otras que aún no conocemos. Es por eso que hoy se me ocurrió compartir con ustedes algunas de las cosas que más amo en esta vida... Elegí las que me parecen más interesantes:

• Creo en Dios por sobre todas las cosas. Lejos de ser una religión, es mi forma de vida.
• Amo la música, no suelo pasar ni un solo día sin música en mis oídos. A lo largo de los años fui variando de estilos, aunque lo que me gustaba cuando tenía 18, sigue gustándome actualmente.
• Soy bastante detallista, cuando hago algo no me gusta hacerlo así nomas ni dejarlo por la mitad. Me gusta sentirme realmente conforme con el resultado.
• Valoro a mi familia y a mis amigos más que cualquier cosa en el mundo, intento siempre hacerme tiempo para disfrutar de salir con mi familia a algún lado, y para ver a mis amigos aunque sea unas horas.
• Mi momento preferido del día es el atardecer.
• La fotografía y el diseño son mi vida. Junto con la literatura, son mis tres formas preferidas de arte.
• Amo viajar, y aunque todavía no tuve la dicha de conocer otros países, está en mis planes a corto plazo hacer un viaje a algún lugar lejano.
• Me fascinan los idiomas, hablo fluidamente inglés, pero nunca tomé clases, aprendí lo básico en la escuela secundaria y el resto lo incorporé casi automáticamente al escuchar música y ver películas subtituladas. En mi lista de pendientes está aprender alemán, francés y noruego.
• Todos los paisajes me fascinan, pero si tuviera que elegir uno -o dos-, serían las montañas en invierno y la playa en verano.
• Me fascinan los puertos, los contenedores y todo lo que tenga que ver con el comercio marítimo.
• Soy obsesivo del orden y la limpieza, no me gusta cuando las cosas no están en su lugar.
• Amo a los animales y estoy en contra de las organizaciones que lucran a través de ellos, como los zoológicos.
• Si hay un lugar en el mundo -o dos- que me fascinan son Europa y Estados Unidos. Uno de mis grandes sueños es recorrer durante un tiempo estos lugares tan hermosos.
• Mis películas preferidas son las comedias o aquellas que reflejan valores como el amor o la amistad. The Perks of Being a Wallflower, What Happens in Vegas y The Sisterhood of the Traveling Pants son algunas de mis favoritas.
• Me fascina leer, he leído muchos libros y tengo una lista -larga- de otros pendientes de leer. 
• Soy muy fan de Harry Potter, es algo que está presente siempre en mi día a día. Soy de Hufflepuff por elección, aunque nunca hice el test de Pottermore.
• Me encanta escribir, tanto cuentos como relatos cortos y frases que se me ocurren.
• Mi lugar en el mundo es mi casa, sea donde sea que se encuentre, siempre y cuando esté con mi familia. 
• A veces suelo sentirme inseguro de mi mismo, y eso me produce tristeza, pero luego se me pasa, al darme cuenta de que estoy rodeado de personas que me aman como soy, y con las que siempre puedo contar.
• Me gustan los lugares tranquilos, sin mucho ruido y con más árboles que edificios.
• Me mudé muchas veces, y viví en muchos lugares. Eso produjo en mi una gran facilidad para adaptarme a nuevos entornos, sin embargo hasta los 17 años fui muy tímido.
• Disfruto mucho de los pequeños detalles de la vida.
• Amo andar en bicicleta y en longboard.
• El deporte que más me gusta es el béisbol.
• Quiero comprarme una camioneta y usarla para viajar con mis amigos.
• Amo la década de los '90, creo que mi generación y yo tuvimos la mejor infancia del mundo, con programas de TV como Rugrats, Kids Next Door, Hey Arnold!, Rocket Power, etcétera.

En fin, esto es mucho de lo que soy, lo que forma parte de mi mundo, y me hace feliz poder compartirlo con ustedes (:

Peter -



martes, 22 de septiembre de 2015

Quizás es pedir demasiado


Una lluvia gélida, casi imperceptible, no deja de caer en la ciudad; una forma extraña de comenzar la primavera en este rincón del mundo. 
Desde hace algunos días vengo sintiendo una especie de tristeza relacionada con algunas cosas que viví -o no- desde que era un niño hasta hoy. Si alguien me pidiera que enunciara un aspecto de mi forma de ser, ese sería el de ser muy sentimental -a veces demasiado, al punto de que llega a perjudicarme-. Una de las razones por las que ser de esa forma a veces me perjudica es el hecho de apegarme mucho a la gente, de darles suprema importancia a las personas, y de pretender que ese sentimiento sea recíproco. Ante todo no quiero que se me malinterprete: tengo amigos a quienes amo profundamente, y se que ellos sienten lo mismo por mi, sin embargo a veces no puedo evitar sentirme triste al ver que la tecnología de hoy en día en cierta forma ha desvirtuado las relaciones entre las personas, incluyendo a mis amigos. A veces pienso en lo hermoso de pasarse horas hablando por teléfono, o en lo lindo que era -hace varios años atrás- enviar una carta y esperar ansioso por la respuesta... y me doy cuenta de que hoy ya no existe todo eso, y es lamentable. Me pregunto por qué la gente deja que la tecnología se los trague, al punto de olvidarse de cosas tan simples y tan agradables como lo son esas que mencionaba. Tengo un celular modelo 2006, sin WhatsApp ni nada que se le parezca, y no pienso dejar de usarlo hasta que deje de funcionar, justamente porque no quiero perder esa esencia, no quiero soltar lo que sin dudas es algo de lo más lindo en la vida. Me hace sentir triste ser casi siempre el único que elija una llamada antes que enviar un audio, o sentir que no hay nadie con quien enviarme cartas aunque vivamos en la misma ciudad; y no es porque no sean mis amigos o no me quieran, es simplemente porque ya nadie se toma el trabajo de hacerlo. He escuchado alguna vez eso de sentirse solo aún estando rodeado de gente. A veces me siento así.

Peter-

lunes, 21 de septiembre de 2015

Todo lo que quisiera hacer

Una de las cosas más difíciles de la vida de estudiante universitario es tener que establecer prioridades, tener que elegir qué hacer y qué dejar para después -un después indefinido-. Personalmente, lo que más me molesta es ver que pasan los días, las semanas, y no dispongo de una tarde libre para dedicar puramente a sentarme frente a la notebook, con un café de por medio, y leer cada uno de los blogs que sigo. No dejo de pensar en las hermosas historias que me pierdo, simplemente por no tener tiempo, y todo lo que queda sin ser escrito, porque cuando viene a mi cabeza no dispongo de ese rato para compartirlo aquí con quienes quieran leerlo.
Me frustra un poco todo esto, y ver que mucho de lo que quiero hacer, no puedo ni siquiera empezarlo, porque siempre hay algo más importante primero.

Yo elegí estudiar una carrera universitaria, nadie me obligó a hacerlo, y me hace inmensamente feliz tener la posibilidad de seguir aprendiendo, es solo que me da cierta impotencia no poder encontrar un espacio para cada cosa, y así sentir que estoy haciendo todo lo que quiero hacer. Sé que en el verano voy a tener mucho más tiempo libre, una vez que hayan terminado los exámenes, pero para el verano faltan tres meses, y no podría estar tres meses sin escribir, eso sería mucho tiempo. Pronto -espero- encontraré la manera de acomodar cada una de mis obligaciones, y cada una de las cosas que hago simplemente por placer -como escribir-, para no dejar nada de lado y poder sentirme realmente completo.



Peter-