martes, 29 de diciembre de 2015

Life is a beautiful ride




Volvía a casa con la cabeza apoyada en el respaldo de mi asiento mientras el autobús avanzaba por las calles de la ciudad, bañadas de aquel sol de verano que tanto amaba.
Mientras disfrutaba de la brisa que entraba por la ventana y cerraba los ojos para perderme en miles de canciones que sonaban en mis oídos, pensaba en lo increíble que había sido aquel año, en todas las cosas que habían cambiado en mi vida, en que por fin empezaría mi tan ansiada carrera universitaria y en que llegaba a su fin el que sin dudas había sido el mejor año de mi vida. Pensaba en mi familia, en mis amigos, en cuánto los extrañaba y en las ganas que tenía de pasar días juntos; en todo lo que había pasado y en todo lo que vendría luego; y al mirar hacia adelante y hacia atrás, no pude evitar sonreír por sentirme tan afortunado.

Peter-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejá tu opinion...